Textualismo

Categoría: Ficción

Sobre un hidrocéfalo y matemáticas

“¡Vamos, hidrocéfalo, a la piltra, que mañana tienes que estar en forma para sacar de una vez por todas un deficiente en matemáticas!”.

Que todo sea como nunca fue.
Joachim Meyerhoff.

Anuncios

Sobre una puerta, golpes y el revoque

“Corrí a mi habitación y cerré la puerta de un golpe. Aunque no fue suficiente para mí. La abrí de nuevo y golpeé por segunda vez, con más violencia aún. Y así una tercera, una cuarta y una quinta vez. Infatigable, abría y cerraba la puerta con todas mis fuerzas. Con una mano, con ambas manos, hasta que el revoque empezó a desprenderse del bastidor de la puerta”.

Que todo sea como nunca fue.
Joachim Meyerhoff.

Sobre movimientos lentos y elegantes

“Nunca había visto una persona tan lenta y, a la vez, tan elegante. Sus movimientos tenían algo de celebración de lo encantador y al mismo tiempo estaban atravesados por una desesperanza plúmbea, como si cada movimiento estuviera precedido de una débil decisión precipitada, pero tomada con gran esfuerzo”.

Que todo sea como nunca fue.
Joachim Meyerhoff.

Sobre la vida burbujeante

“Ponía las manos bajo el chorro de orina de una oveja y exclamaba:
—¡Ah, esto es vida, la vida burbujeante!”

Que todo sea como nunca fue.
Joachim Meyerhoff.

Sobre el copo de nieve local

“El copo de nieve local tiene una vida corta, deprimente. En realidad, ya está contento si consigue cubrir el largo camino desde su nube hasta la superficie húmeda de la tierra. Allí se da por vencido y, de buena gana, se derrite. Pero, como es tan infrecuente, a pesar de todo, se lo recibe con una entusiasmo desmesurado. Casi nunca consigue quedarse en el suelo y cubrirlo de blanco junto con otros supervivientes”.

Que todo sea como nunca fue.
Joachim Meyerhoff.

Sobre triángulos, triángulos

“Sabía que no quería resolver mi problema de triángulos con más triángulos”.

Conjunto vacío.
Verónica Gerber Bicecci.

Sobre regalos, juguetes y formación

“Siempre hacéis regalos con una intención pedagógica subliminal. Desde que yo recuerdo sólo recibo regalos que de alguna manera tienen que formarme o ampliar mis conocimientos. Todo empezó con aquel juego de pesca que servía para entrenar mis habilidades táctiles”.

Que todo sea como nunca fue.
Joachim Meyerhoff.